¿Sabías que estudios recientes afirman que el 75% de las profesiones de la próxima década aún no existen o se están creando y la mayoría estarán en el ámbito de la tecnología? En los más pequeños está la clave y el mundo en sus manos.

Efectivamente tal afirmación puede dejarte clavado en el sitio, pero lo cierto es que estas afirmaciones ya no son nada nuevo. Sólo debemos echar la vista atrás, pero no mucho. Si analizamos la última década, esto es de 2007 hasta hoy, además de una crisis sin parangón desde la “depresión del 29”, hemos podido asistir casi sin advertirlo al nacimiento de infinidad de profesiones que hace bien poquito, si alguien hubiera jugado a gurú vaticinando su próxima existencia, alguno nos colocaría un gorro de papel con forma de barco.

¿Todavía necesitáis ejemplos? Atentos, aquí van algunos.

Community Manager. Como muchos ya sabréis, Facebook es la madre de todas las redes sociales que fue creada por Mark Zuckerberg en 2003 casi como una diversión, mientras cursaba sus estudios en la Universidad de Harvard. Pero alguien pensará -Bueno, como ejemplo de nueva profesión, la creación de una red social se me hace un poco pretenciosa por su singularidad-, y no le falta razón. No sirve como ejemplo.

Pero lo que quizá no sabéis, es que tras la venta de un paquete de acciones a Microsoft a finales de 2007, la red social utilizando todos los datos que entonces obraban en su poder, comenzó a ofrecer servicios publicitarios a empresas para que éstas aumentasen su cuota de mercado y se posicionaran de una forma más eficaz. Este servicio que ofrece la red social, ha ido madurando a lo largo de los últimos años hasta convertirse en una de las mejores (si no la mejor) y más eficaces plataformas de marketing para empresas. La repercusión de este salto cualitativo, ha ido provocando la creación de innumerables profesiones en torno a esta red social, como por ejemplo un “Community Manager” o lo que viene siendo en cristiano, un profesional responsable de construir y administrar toda la comunidad social online en torno a una marca comercial.

Y ha sido sobre todo a partir de 2009, cuando se ha intensificado de forma notable la presencia de empresas en esta plataforma, haciendo totalmente imprescindible esta figura en cualquier agencia de publicidad. Por supuesto, también los hay independientes que prestan sus servicios a diferentes empresas.

YouTuber. Creo que no necesito explicar en qué consiste esta profesión. Y sí, no exagero un ápice al decir “profesión”. Porque hay mucha gente que vive de esto. Pero vayamos a los datos que es lo que nos interesa. Tres empleados de PayPal crearon YouTube en 2005 subiendo el primer video. En mayo de 2006, YouTube alcanzó 2000 millones de visualizaciones al día y tan solo 3 meses después, ya hacían click en al algún video más de 7000 millones de personas cada día. Lo que vino después es fácil de imaginar. YouTube fue adquirida por Google en octubre de 2006, apenas un año después de su creación.

El evidente potencial de esta plataforma que abre la ventana de cualquier hogar al mundo, ha permitido la creación de un nicho de nuevos comunicadores llamados YouTubers. De YouTube han salido auténticos talentos del mundo de la música, comerciales sin igual, nuevos cocineros, consejeros de consumo… cualquier contenido que consiga captar la atención de la gente de forma masiva, es suficiente para obtener ingresos de la plataforma.

Piloto de drones. Un dron para el que aún no lo sepa, no es más que un vehículo aéreo no tripulado. Lo cierto es que estos “aparatejos” que surcan cada vez más nuestros cielos, existen desde hace décadas, si bien ha sido en esta última gracias al notable avance en el ámbito de la tecnología y a la incorporación de mini cámaras de video, cuando más se han desarrollado y extendido, primero en el mundo empresarial y posteriormente en el ámbito doméstico. Programas de televisión, eventos deportivos e infinidad de actividades empresariales, ya cuentan con alguno de estos observadores aéreos que nos dan una perspectiva diferente de nuestro mundo con infinidad de utilidades.

MIRANDO AL FUTURO.

Tomando estos ejemplos como referencia, no es difícil imaginar lo que podrá emerger en los próximos años a tenor de la velocidad a la que avanza la tecnología. Hoy tenemos teléfonos inteligentes y táctiles, libros electrónicos, gafas de realidad virtual -no sólo para jugar-, vehículos que aparcan solos, compraventa entre particulares desde casa, impresoras en 3 dimensiones, etc, y todo ello no existía hace tan sólo 10 años.

Atendiendo a tales circunstancias, debemos dejar de ver el mundo profesional como lo conocemos hasta ahora porque muchas de las profesiones hoy conocidas perecerán de forma inexorable, para dar paso a otras nuevas que ni siguiera podemos llegar a comprender al igual que habría sucedido, si hace 10 años nos dicen que podríamos ganarnos la vida hablándole a la pantalla de nuestra computadora, testeando video juegos o volando avioncitos que en otra época solo servían para pasar el rato con los amigos. Así las cosas, no debemos ver la tecnología como un argumento más para encontrar empleo, sino que debe ser el plano sobre que el que dibujemos y desarrollemos el resto de objetivos.

LOS NIÑOS. ADELANTANDO ACONTECIMIENTOS.

Pero como sucedió en otras épocas como por ejemplo en los 90 en la que el alumno que tenía conocimientos de mecanografía llevaba la delantera a sus compañeros y en el 2000 quién dominaba la informática de gestión tenía clara ventaja -pues ya no valía sólo la mecanografía-, conviene anticiparse al aluvión tecnológico que ya asoma la patita. Manejar Excel, Word, Power Point y demás -que hay muchísima gente que aún no lo domina, hablo de jóvenes- ya no es un valor añadido hoy día. Programación, diseño gráfico 3D, diseño y gestión de páginas web -todo el mundo necesitará una en breve, si quiere vender algo-, anti-hacking, seguridad en la red, electrónica, robótica clásica, programación de video juegos -un mercado ya existente desde hace mucho pero en constante evolución-, etc. Todas estas áreas sí que te ofrecen un plus hoy día en tu curriculum.

Pero el momento ideal para comenzar a iniciarse en el mundo de la tecnología y poder ir un paso por delante del resto, no es otra que la infancia. Es lo que nosotros llamamos la “alfabetización tecnológica”. No puedes esperar a terminar la carrera para hacer un curso de informática de yo qué sé que. Los niños tienen una capacidad extraordinaria en su etapa infantil para desarrollar destrezas en este campo.

En Neuronix somos conscientes de esa demanda empresarial y apostamos por la infancia para obtener una cantera a la altura del mundo que nos espera. Empresas como ConMasFuturo.com tienen un proyecto de primer nivel donde los niños con tan sólo 8 años aprenden a programar sus primeros videojuegos, realizan diseños en 3D, se adentran en el mundo de la electrónica y la robótica clásica con Arduino y realizan apps para dispositivos móviles con App Inventor entre otras muchas más disciplinas en un itinerario completo que va desde primaria hasta el bachillerato.

Es el momento de alfabetizarse tecnológicamente. De prepararse para el futuro. Porque el futuro no espera a nadie y se convierte rápidamente en presente. Y el que pega primero, pega dos veces.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies